VacúnateYa!

REFORMA POLÍTICA, QUE EL PUEBLO DECIDA

Publicado: 2020-07-08

El nuevo Congreso sigue embarullado en idas y venidas sin marcar un rumbo claro que le distinga del anterior copado por la corrupción. Maniobró cuanto pudo para mantener el blindaje para sus fueros, lo que llevó al presidente Vizcarra a anunciar la convocatoria de un referéndum para incluir en la Constitución la eliminación de la inmunidad parlamentaria y el impedimento de postular a los sentenciados en primera instancia. El Congreso, ensayando una voltereta en el aire, devolvió la amenaza presidencial haciendo extensiva la eliminación de la inmunidad a otras autoridades públicas incluyendo al Presidente.

Si finalmente se mantiene la convocatoria a un referéndum sobre la reforma política, habría que incluir una TERCERA PREGUNTA sobre la necesidad o no de una NUEVA CONSTITUCIÓN. El tema ha sido planteado y replanteado en diferentes foros incluyendo el propio Congreso, más a raíz de la pandemia que obliga a discutir sobre un nuevo rol del Estado. ¿Que impide que el asunto sea sometido a consulta popular? Al fin y al cabo es la manera de que el soberano, o sea el pueblo, defina sobre una cuestión en la que resulta difícil ponerse de acuerdo.

Una reforma política de verdad necesita cambios de fondo que no van a venir de la mano de este Congreso dominado por partidos, como AP, Podemos y APP, que buscan defender sus propios intereses y mantener el régimen político heredado del fujimorismo. Una nueva consulta ciudadana daría la oportunidad de debatir públicamente cada propuesta en curso y resolver sobre los cambios constitucionales que correspondan, pero aún así será insuficiente.

La reforma política tiene que ir más lejos. Por ejemplo, porque no extender el derecho de revocatoria a todas las autoridades incluso al jefe de Estado. Varios ex presidentes se habrían ido a su casa a mitad de su mandato por incumplir sus compromisos o por actos de corrupción. La revocatoria por tercios del Congreso, es otra reforma urgente para sancionar a los legisladores que no dan la talla sin tener que sufrirlos 5 años. La muerte civil a los corruptos evitaría la coladera por la que se vuelve a zampar los impresentables. Una nueva constitución permite abrir el debate sobre estos y otros tema por ahora intocables como el capítulo económico que impide que el Estado tenga un rol más activo en la economía y dejemos de ser exportadores de materias primas para empezar a procesar nuestras riquezas naturales desarrollando industrias y fuentes de trabajo que permitan a 12.2 millones de peruanos salir de la informalidad. No se crea que esos compatriotas, tan vilipendiados durante la cuarentena por salir a buscar el pan de cada día arriesgando su vida, están en la calle porque les gusta

Una Nueva Constitución haría viable dotarnos de un sistema de salud único universal y gratuito, así como una educación de calidad para todos. Es lo mínimo a lo que podemos aspirar después de esta masacre a la que nos ha llevado no solo el Covid-19 sino también éste y los gobiernos anteriores todos responsables de haber entregado la economía a un puñado de empresarios descubiertos en su infame afán de lucro por encima de la vida.

Puesto a consultar, que el referéndum incluya una TERCERA PREGUNTA que resultaría plebiscitaria de la Constitución del 93 luego de 27 años en que campeó la corrupción y la impunidad al amparo de todo ese tinglado jurídico hecho a medida de una mafia y un modelo impuesto por las corporaciones extranjeras para saquear el país conjuntamente con sus aliados de la CONFIEP.

Que la crisis actual abra el camino para un cambio histórico. Que los miles de muertos que hemos tenido que pagar no haya sido en vano y nos den fuerzas para pelear por recuperar la soberanía económica y sobre nuestros recursos. No somo un país pobre sino empobrecido por las clases dominantes. Aquí como en el resto del mundo los pueblos no han dicho su última palabra. En nuestro caso la Nueva Constitución es la palanca del cambio.

Escribe: Tito Prado 08/07/2020

Dirigente Nacional del Mov. Nuevo Perú


Escrito por

Tito Prado

Miembro de la Comisión Política del Movimiento Nuevo Perú y de la corriente interna SÚMATE


Publicado en