no está satisfecha

PORQUÉ GANA TRUMP

Publicado: 2016-12-14

Fallaron todos los pronósticos menos el de Michael Moore, afamado cineasta norteamericano y virulento crítico del sistema político imperante en la nación más poderosa del planeta.  

Cabe entonces prestar atención a lo que dijo hace más de cuatro meses atrás.

En su opinión es básicamente el enojo del hombre americano blanco lo que lleva a Donald Trump a la presidencia. Enojo con la situación a la que le han llevado años y años una forma de hacer política y de llevar la economía. Enojo contra lo establecido, contra todo lo que representan los partidos tradicionales. Bronca al fin y al cabo contra los efectos del modelo económico neoliberal aplicado en el país desde Busch y que ha representado la pérdida de empleos, así como un bajón en el nivel de vida de millones de trabajadores norteamericanos

Trump, siendo de uno de esos partidos tradicionales que la gente ve como culpables de la degradación de la vida, sin embargo es visto como un outsider, uno que irrumpe contra todo. Quizá no sepan bien lo que les espera con el magnate norteamericano, pero saben que al votarle han expresado un rechazo a lo viejo, a lo que no quieren, incluida la candidata Clinton.

Un voto protesta fue el que llevó a Bernie Sanders a subir por la izquierda, hasta colocarse a tiro de piedra de Hillary Clinton. Su ideología declaradamente socialista, con propuestas concretas en contra el 1% que domina la vida de las gentes, encandilo como nunca a un amplio sector sobre todo de jóvenes. Propuestas como aumento de salarios, seguridad médica universal, defensa del medio ambiente y su oposición al TPP por perjudicar al empleo en los EE.UU. marcaron la diferencia.

Otros sectores, que al final resultaron mayoritarios, también motivado por el descontento, optaron por una salida más a la derecha.

No es que a Hillary Clinton sea muy distintas pues ella es a fin de cuentas una expresión más del viejo Partido Demócrata, tan comprometido en la guerra de Siria, como en muchas otras en la que la codicia por el bien ajeno actúa como motor de todo. Ella representa la continuidad de la política de EEUU actual, el TPP, acuerdos de libre comercio, y otras cuestiones. Pero era la cara amigable de MAS DE LO MISMO, por eso no entusiasmó hasta el punto de perder lo que parecía tener en la mano.

El triunfo de Trump, es consecuencia también de la crisis económica profunda de los EE.UU. donde sus instituciones incluyendo sus partidos tradicionales, son vistos como responsables de la crisis que afecta y degrada la vida de millones de personas. El crecimiento fuerte de la miseria y la pobreza que afecta tanto a negros como a blancos tras la crisis inmobiliaria y la pérdida masiva de puestos de trabajo y de casas, incide aún hoy en los resultados electorales.

Durante todos estos años, el gobierno de Obama y el Partido Demócrata no pudo solucionar la crisis, muy por el contrario optaron por aplicar medidas de ajuste contra su propia población en medio de la crisis global. Todo esto generó el resultado electoral del 8 de noviembre y que ahora los estadounidenses y el mundo tengamos que soportar a un personaje tan siniestro como presidente.

El magnate de los concursos de belleza y cadena de hoteles, es producto de la crisis de EEUU. Trump expresa posiciones de derecha y ultra conservadoras en muchos aspectos como ante los inmigrantes y las mujeres, pero la derecha orgánica económica y política apoyaban a Hillary y no a Trump. Por eso no es correcto considerar que hay un giro a la derecha, ni que ha perdido una candidata progresista, ya que ambas candidaturas eran dos claros representantes de políticas derechistas. Lo fundamental del triunfo de Trump, es que apareció ante la opinión pública como un candidato ajeno a las viejas políticas que llevaron a EEUU a la crisis actual. eso es lo que explica su victoria.

Por su parte Sanders abrió una puerta a lo nuevo por la izquierda y mostró que hay una búsqueda de millones de ciudadanos en Estados Unidos, que quieren una alternativa a la izquierda de los partidos tradicionales Y ya empezaron a darse expresiones positivas de esta búsqueda, reuniones, asambleas, debates entre votantes de Sanders, así como de organizaciones sociales, de trabajadores, de grupos de izquierda, como del movimiento negro, de inmigrantes y entre la juventud. Michael Moore llama a formar un partido con miembros jóvenes de Ocuppy Wall Street y Black Lives (movimiento contra la violencia policial contra los afroamericanos).

Ya se discute como seguirla, como participar en las próximas elecciones municipales con una política independiente de los dos partidos tradicionales, como trabajar sobre la crisis del Partido Demócrata.

Y ya se dieron, al primer día del resultado electoral, movilizaciones en 15 de las principales ciudades del país y luego replicas incontables bajo el lema “No es nuestro Presidente”. Trump ha salido a decir que ello obedece a una campaña de los grandes medios, la verdad es muy distinta. Se trata de una reacción espontánea y en el mejor de los casos auto convocada por las redes.

Este proceso que existe y está en pleno desarrollo es el germen de la esperanza. El capitalismo que aquí aparece como la dictadura del 1% está siendo cuestionado en su base principal, en el corazón del sistema y una de las formas que toma ese cuestionamiento es la búsqueda por parte de miles de jóvenes y la izquierda norteamericana de una herramienta política que superior para romper el bipartidismo.

Tito Prado (12/11/2016)

MPGT – FRENTE AMPLIO


Escrito por

Tito Prado

Dirigente Nacional del Movimiento Nuevo Perú y de la corriente interna SÚMATE


Publicado en