reconoce sus orígenes

SOL Y SOMBRA

Publicado: 2016-12-06

Mientras la crema y nata del empresariado nacional se reunía en Paracas en una nueva versión del CADE que anualmente junta a los que tienen el billete con los que tienen el poder para dicen que preocuparse por el país, en otro lado, un pueblo cansado del olvido del Estado llevaba adelante un Paro indefinido convocado por el Frente de Defensa de Andahuaylas. Que contraste más ilustrativo de lo que sucede en nuestro Perú.   

Pareciera que los dueños de las grandes empresas y bancos vivieran en una pompa de jabón cuando hablan de que esta vez sí se van a preocupar por la inclusión, por la educación o el empleo. “Esta vez sí” es lo que han dicho a lo largo de estos 25 años de neoliberalismo durante el cual ellos han merecido las mejores atenciones de cuanto gobierno pasó por sus eventos a rendirles pleitesía.

Esta vez no ha sido diferente. Han desfilado Ministros de Estado y hasta el propio presidente que se quedó varios días. Todos al unísono haciendo compromisos en favor de la inversión privada como si ella por sí misma nos llevará al primer mundo como dijo el magnate Rodríguez Pastor en su disertación.

El resultado de esa política está aquí, en Andahuaylas y todo el territorio nacional, luego de 25 años de ser impuesta a sangre y fuego, con centenas de muertos en el camino. No hace falta esperar otros 25 años como propone “el hombre más rico del Perú”. 25 años son suficientes para constatar lo que nos espera de la mano de esta política.

Es verdad que ha habido cambios en este tiempo, pero nada sustancial en lo social. Y menos como país pues desde entonces nuestro precario desarrollo industrial ha ido para atrás. Un estado centralista, con un presupuesto centralista solo puede sembrar nuevos andahuaylazos.

Los detonantes pueden ser estos u otros, siempre como constante la corrupción, obras paralizadas, salud y educación por los suelos, agro en crisis y más. Solo cuando la población hace sentir su protesta e indignación, se activan las comisiones de dialogo y vienen los compromisos arrancados a la fuerza. Cabe esperar que en Andahuaylas se cumplan y que no se desactive el dialogo para abordar los otros temas pendientes.

Pero más allá de ello lo que queda como lección es que la lucha es el camino para derrotar el neoliberalismo y los TPP, TISA y demás tratados neocoloniales.

Humberto Prado (01/12/2016)

Coordinador Comité Permanente del Frente Amplio.


Escrito por

Tito Prado

Dirigente Nacional del Movimiento Nuevo Perú y de la corriente interna SÚMATE


Publicado en