habla en su lengua

REFORMA ELECTORAL Y VOTO PREFERENCIAL.  LO QUE ESTÁ EN JUEGO

Publicado: 2015-11-11

No cabe duda que la reforma electoral suscita reacciones encontradas en todas las tiendas políticas, sean de derecha o izquierda. 

Desde agosto del 2011, o sea desde inicios del gobierno humalista, estaba en agenda del Congreso el tema de la reforma electoral con varios proyectos de ley que versaban entre otras cuestiones sobre el financiamiento de los partidos y la democracia interna, pero nunca se le dio prioridad.

El que se vea recién ahora, el último año del gobierno y con el cronograma electoral encima, se debe a un cambio en el interés del oficialismo básicamente. Quieren echarle la culpa al voto preferencial de la pérdida de casi la mitad de su bancada para no cargar con ese lastre descalificador en vísperas de los próximos comicios electorales y de paso amarrar las manos del electorado para evitar que el voto preferencial les juegue una mala pasada y desplace a la Sra. Heredia del lugar que le asignen en la plancha congresal.

Es la pareja presidencial la que ha salido a última hora a jugarse por la reforma. Ellos, que pulverizaron su propio partido y convirtieron en fantasmas errantes a sus dirigentes, que nunca respetaron la institucionalidad partidaria, que impusieron muchas veces (contra la opinión de sus bases) a candidatos impresentables porque eran parientes, incondicionales o ponían lana, ellos dicen ahora que el voto preferencial es nocivo y que eliminarlo lleva a fortalecer la democracia y los partidos. ¡Que cinismo! ¡Que caraduras! Los enterradores hablando de revivir al muerto.

Los politólogos que abundan en los medios de prensa dicen que el voto preferencial debilita a los partidos y es responsable de que entren al Congreso los oportunista con plata en mano, los narco políticos y los impresentables de todo pelaje. Pero sacando cuentas, casi todos han sido impuestos por las cúpulas partidarias, no por las bases o los electores que usan ese recurso como pueden para que la democracia tenga un cierto sentido pues saben que su voto pesa más que la voluntad de la cúpula. Así se cobran la revancha de ser siempre los que ponen la chamba a cambio de nada. Fueron Nadine y Ollanta, en ese orden, los que impusieron –salvo honrosas excepciones- los candidatos al Congreso en el 2005 y el 2011 tanto en UPP como en GANA PERU. En ambos casos con lista cerrada, dejando a los delegados congresales con sus listas en mano. Son ellos los directos responsables de la debacle del PNP no el voto preferencial.

LOS TRÁNSFUGAS

Es el Presidente Humala el verdadero tránsfuga al incumplir sus promesas electorales y adoptar como propia la política económica de los perdedores. Basta ver que han escogido como candidato presidencial del PNP a un hombre que ha declarado públicamente que no votó por Humala el 2011. Por esa razón, desde el Frente Amplio planteamos que una nueva constitución considere la revocatoria para Presidente que no cumpla sus promesas. Eso fue parte de la promesas incumplidas por Ollanta. De haberse concretado ya Ollanta estaría hace rato en su casa.

El voto preferencial es un derecho democrático conquistado en la Constitución el 79 como reflejo de una situación de gran ascenso social, derrota de la dictadura de Morales Bermúdez y gran peso de la izquierda. Uno de ellos fue Hugo Blanco el líder campesino de la Convención y Lares en Cusco, condenado a 25 años de prisión en el gobierno de Belaunde y liberado después de 8 años por el gobierno de Velazco. Sus compañeros, con gran esfuerzo, lograron inscribirlo para las elecciones a la Asamblea Constituyente con el número 3 en la lista de candidatos del FOCEP que llevaba la S como símbolo en las boletas electorales. La consigna fue VOTE S3 y VUELVE. Hugo volvió del exilio con la máxima votación entre los candidatos de izquierda superando 4 veces a Genaro Ledesma primero de la lista y dueño de la inscripción del FOCEP. Con el voto preferencial, la gente puso las cosas en su sitio. Otro candidato de izquierda que llegó a ser electo gracias al voto preferencial fue Carlos Malpica, brillante intelectual en las filas de UDP.

Quienes promueven su eliminación argumentan que el voto preferencial lleva a una lucha fratricida desgastante en los partidos. Si la alternativa son las elecciones internas la experiencia muestra que no dejan de estar atravesadas por una competencia feroz y que en todo caso es posible lograr acuerdos previos de respeto mutuo.

Ciertamente hace falta una reforma integral para democratizar los partidos, sin embargo, una reforma profunda dentro de los marcos del actual sistema es casi imposible. Basta ver lo que acaban de hacer con el tema del financiamiento de los partidos, elevando las aportaciones privadas de 60 a 100 UIT con los cual facilitan la incursión del gran capital y el dinero sucio. Una verdadera reforma tiene que venir con una nueva constitución política por lo tanto y de momento tenemos que asumir la defensa del voto preferencial ya que es una conquista democrática que frena la dedocracia de las cúpulas partidarias en la conformación de listas.

Tito Prado, Frente Amplio - MPGT (09/11/2015)


Escrito por

Tito Prado

Dirigente Nacional del Movimiento Por la Gran Transformación - Frente Amplio (MPGT-FA).


Publicado en