No indulta

Movimiento por la gran tranformación

UNIDAD CON QUIÉN Y PARA QUÉ

Publicado: 2015-05-25

Mucho se escribe sobre la división de la izquierda pensando que unida nos salvará del holocausto. Ello parte de un supuesto falso porque la izquierda en el Perú, está débil no fuerte, basta ver el drama de las inscripciones. La izquierda esta reducida, marginalizada, electoralmente no supera la valla en modo alguno. La unidad en sí misma no cambia esa situación. 

Entonces empecemos por reconocer la realidad. Los deseos y buenas intenciones pueden parecer ingenuidad pero en política se traducen en acciones. Pretender la unidad de toda la izquierda es un deseo bien intencionado pero ignora que la izquierda está dividida en dos proyectos distintos no solo para Perú sino para toda América Latina.

De un lado, los que toman como referencia el modelo Lula, el social liberalismo post moderno (socialista de palabra, liberal en los hechos), cuya máxima ambición es humanizar el neoliberalismo, ponerle reglas pero sobre la base que no queda otra cosa que convivir con él. Del otro los que confrontan el modelo, proponen algo distinto y hacen de la integración latinoamericana una bandera. Los que aún con críticas, se ponen del lado de Venezuela, Ecuador y Bolivia y sus intentos de abrir un camino de independencia y soberanía.

Son dos caminos diferentes aunque responden al mismo proceso de debilitamiento de la hegemonía norteamericana. Humala estuvo inicialmente con Venezuela, luego se alineó con Brasil y finalmente se disciplinó en toda la línea a EE.UU. Conforma el ala más de derecha del continente en la Alianza del Pacífico, al punto que acaba de autorizar el ingreso de tropas USA en suelo peruano justamente luego de que Obama decretase que Venezuela representa una amenaza para su país.

En toda esa transformación la izquierda peruana post moderna calló en 7 idiomas, justificando su silencio con la ilusión que ya vendría el esperado giro a la izquierda. Así desarmó por tres años a un gran contingente nacionalista que buscaba oponer resistencia. Luego de tanto palo y ya en el tramo final de su mandato, esa izquierda, apartada e ignorada, recién se anima a levantar cabeza buscando –como siempre- nuevos aliados en la derecha, como cuando pactó con PP para intentar sostener a la alcaldesa Villarán en su intento por la reelección.

Esa izquierda acomodaticia está pagando sus desaciertos tácticos y estratégicos de los últimos 25 años. No es un problema generacional. No se arregla jubilando a los viejos. Eso es solo una parte del problema. El problema mayor es que esa izquierda optó por convivir con la derecha. Aún ahora siguen en esa línea. Basta leer a Nicolás Lynch sobre la necesidad de un pacto con la derecha (“El Estado soy yo”) para saber hacia dónde apuntan. Ellos son corresponsables del giro de Humala, le brindaron la Hoja de Ruta con la cual pactó con Toledo y Vargas Llosa abandonando el Programa de la Gran Transformación.

Y sin embargo hay otra izquierda, comprometida con las luchas populares, especialmente con las luchas ambientalistas pues estas se han convertido en un eje de movilización. Hay muchos otros sectores que sin reclamarse de izquierda hacen frente a las embestidas del gobierno y sus aliados. Por eso, a pesar de la debilidad de la izquierda es posible un gran cambio. Son millones de peruanos, artos de los partidos tradicionales, que quieren algo distinto, un cambio de verdad.

Se necesita un programa que retome las banderas fundamentales del Programa de la Gran Transformación. Debemos unirnos, en torno a ese programa. No a Conga. No a Tía María. Defensa del agua y la agricultura. No al modelo primario exportador. Otro modelo económico que priorice el agro y la industria. Soberanía plena sobre nuestros recursos energéticos y naturales. Defensa del medio ambiente, la naturaleza y el territorio de los pueblos originarios. Consulta previa vinculante. Nueva constitución, vía una Asamblea Constituyente que devuelva al pueblo el derecho soberano sobre su destino.

EL PROGRAMA BASTARÁ PARA SEPARAR EL TRIGO DE LA PAJA

Tenemos que unirnos en primer término los que estuvimos en Cajamarca luchando contra CONGA y derrotamos a Yanacocha y al gobierno en dos oportunidades, en las calles y en las ánforas. Tenemos que unirnos los que luchamos junto a Tía María. Debemos unirnos con los jóvenes que enfrentaron la ley pulpín, con los que luchan contra la discriminación de todo tipo, con los que enfrentaron la repartija y se movilizan permanentemente contra cada nuevo abuso.

Esa unidad es una apuesta al futuro, no solo pensando en el 2016 sino en una perspectiva más estratégica pues no basta llegar al gobierno, hace falta construir un gran partido que fiscalice, controle y contrapese el ejercicio del poder. Hace falta organizar y movilizar al pueblo para hacer frente a la derecha.

Debemos enfrentar no solo al Apra y el fujimorismo sino a todos los neoliberales sea cual sea el ropaje que usen. Reducir la contienda al Apra y al fujimorismo es el principio de una nueva capitulación. Esa postura lleva a un pacto con sectores de la derecha y en concreto con el ollantismo. Como dice Hildebrandt, el ollantismo no es diferente, es peor. Y tiene toda la razón.

Tito Prado, MPGT – Frente Patriótico (25-05-2015)

CONSTRUYENDO EL FRENTE AMPLIO


Escrito por

Tito Prado

Dirigente Nacional del Movimiento Por la Gran Transformación - Frente Amplio (MPGT-FA).


Publicado en